• Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Miércoles 20 Nov 2019
:: Inicio Rutas turísticas San Fernando y la Armada
San Fernando y la Armada PDF Imprimir E-mail

La Isla de León nace en el s. XVIII gracias a comerciantes que invierten en ella sus ganacias del comercio con Indias y a la centralización en su término de las modernas instalaciones de la Armada, tanto por su privilegiada situación geográfica como por sus tradicionales actividades de reparación y aprovisionamiento de navíos.

Estos motivos hacen que este municipio, adquiera una especial relevancia en históricos sucesos europeos como los vividos en el s. XIX, caso de la batalla de Trafalgar, destacando en este sentido la labor desarrollada por el Arsenal de la Carraca tal y como recogen las Actas Capitulares del 10 de octubre de 1805, ayudando al General Gravina en la preparación de la batalla contra las naves inglesas.

Desde el asentamiento en nuestra ciudad de los distintos establecimientos militares, la historia de la localidad y de la Marina ha ido íntimamente ligada, hasta el punto de compartir patronazgo. Por todo ello la ciudad cuenta edificios singulares y de gran belleza e importancia que se presentan como las páginas de un libro de historia para contarnos su protagonismo en determinados momentos de nuestro pasado y presente.

POBLACIÓN MILITAR DE SAN CARLOS


La Real Población de San Carlos surge a finales del s. XVIII ante la necesidad de aglutinar los efectivos militares en el menor espacio posible. El ambicioso proyecto primitivo de Francisco Sabatini, se vio reducido por motivos de índole económica principalmente. En cualquier caso, en la Nueva Población de San Carlos se impone el estilo de la Corte, el neoclásico, alcanzando en ella sus más altas y espectaculares cotas.

Población Militar San Carlos
Población Militar de San Carlos
Población Militar de San Carlos


PANTEÓN DE MARINOS ILUSTRES


Magnífico monumento neoclásico de piedra ostionera que, ideado en un principio como Iglesia Parroquial de la Nueva Población de San Carlos, se inició en 1786 pero no se acabó hasta 1854 por los importantes sucesos históricos acaecidos. En su interior todos los marinos ilustres tienen su sitio, e incluso aquellos que quedaron en el anonimato tienen dedicada una lápida simbólica. Así pues, pueden destacarse entre los mausoleos más significativos los dedicados a Cecilio Pujazón y a José Lazaga y Ruiz, obra del escultor M. García González; el conjunto arquitectónico para la tumba de Francio Armero y Fernández de Peñaranda, realizado por Antonio Ruiz de Salas; el mausoleo de Víctor Concas y el erigido en honor de los soldados y clases de la marina.

En este emplazamiento se escribió, por lo tanto, la historia de la Armada y, por extensión, la de España e Iberoamérica desde el s. XVIII hasta nuestros días.

Fachada del Panteón y Museo Naval Interior del Panteon Interior del Panteón
Si desea realizar una visita virtual al Panteón pinche aquí


MUSEO NAVAL


Trasladado recientemente a su nuevo emplazamiento en la Calle Escaño, junto al edificio de la antigua Capitanía General de la zona marítima del estrecho en pleno centro de la ciudad.

El Museo Naval de San Fernando está orientado preferentemente a temas navales de diferentes épocas y de sus fondos, procedentes del Museo Naval de Madrid, pertenencias de la Zona y de colecciones particulares, podrían destacarse valiosos modelos de barcos, instrumentos náuticos, láminas, grabados, maquetas, uniformes, y un sin fin de objetos relacionados con la historia naval.





CUARTEL DE BATALLONES

Las obras de esta edificación se iniciaron en 1786 y ya en el año 1798, pese a las dificultades económicas, casi habían concluido. Siempre funcionó como Cuartel de Batallones de Marina, actuando entre 1823 y 1828 como alojamiento a las tropas francesas de los Cien Mil Hijos de San Luis. Asimismo y con posterioridad fue empleado como prisión para las tropas carlistas.

Se trata de una construcción neoclásica con dos zonas: vestíbulo y patio. La primera, considerada área de recepción, oficinas y residencia de Jefes, da paso a través de un extenso pasillo central al patio. Este concebido como patio de armas, con planta octogonal, era lugar de maniobras y alojamiento de soldados.

Fachada
Interior


ARSENAL DE LA CARRACA


La existencia del Real Carenero supuso un antecedente fundamental a la hora de concebir la edificación de este enclave industrial del s. XVIII. De este modo, las funciones de reparación que ejercía aquel recinto, fueron trasladadas y ampliadas con la creación del nuevo Arsenal de La Carraca.

Los planos iniciales del recinto datan de 1720, siendo su distribución muy orgánica y funcional. Años después se construyó la portada principal del muelle, los diques de carenar en seco, el Cuartel de Batallones, el Penal de las Cuatro Torres... hasta que ya a finales del s. XVIII se culminaron las demás construcciones, es decir, la Portada del Almacén General, la Nueva Iglesia y la Puerta de Tierra, todas ellas dentro de la más pura línea neoclásica.

Detalle Puerta del Mar Interior de la Iglesia


PUENTE DE UREÑA


Esta edificación se ideó con el objetivo de comunicar por tierra la población de San Carlos y el Arsenal de la Carraca. Actualmente el puente, de un solo arco rebajado, ha quedado seco y únicamente es posible avistarlo por mar. Su denominación fue escogida en honor al Marqués de Ureña, a quien tanto debe la ciudad de San Fernando.


REAL CARENERO


Construido al pie del caño de Sancti Petri, junto al Puente Zuazo, es uno de los más claros exponentes de la importancia que la industria naval tuvo para la zona. Con la dinastía de los Austrias, el Carenero fortaleció su desarrollo y obteniendo la denominación de “Real Carenero”, centró así sus actividades en las fábricas de motonería, lanas y jarcias, almacenes de aprovisionamiento, e instalaciones de carenas. Vivió su periodo más significativo tras la creación del primer Departamento Marítimo de España en la Isla de León.

Tras su reemplazo por el Arsenal de la Carraca comenzó su declive, pasando a ser propiedad de particulares. Actualmente subsisten la fachada de la iglesia y varios almacenes que aún conservan parte de su antigua estructura.

Vista general del Real Carenero Detalle


CAPITANÍA GENERAL


Las dos primeras entidades de marina que se trasladaron a la Isla de León fueron la Academia de Guardias Marinas y la Comandancia General del Departamento. Esta última quedó instalada en el número 185 de la calle Real, ocupada por una magnífica vivienda burguesa de influjo barroco, donde residió hasta 1769.

Así pues la ubicación actual de este edificio data de la segunda mitad del siglo XVIII aunque su fisonomía actual es el resultado de diversas reformas. Entre ellas destaca la efectuada en 1917 por Vicente Sánchez de Cerquero, ingeniero de fragata, en la que prácticamente fue reedificado. Luego fue ampliado con terrenos anexos, experimentado nuevas reformas y adquiriendo la fachada su aspecto actual.

Capitanía Interior Capitanía Interior Capitanía


IGLESIA DE SAN FRANCISCO


La edificación religiosa que conocemos hoy fue construida a finales del s. XIX por la marina ante la necesidad de tener parroquia propia, reformándose en 1966.

En este templo encontramos la colección victoriana más interesante de la ciudad: tres grandes lienzos realizados por Mariano Salvador Maella, pintor de cámara de S.M. Carlos III y director de las Bellas Artes de San Fernando, al que le fueron encargadas por el Marqués de Ureña.

Iglesia de San Francisco Interior Iglesia San Francisco Interior Iglesia San Francisco


REAL INSTITUTO Y OBSERVATORIO DE LA ARMADA


Este centro científico y técnico presenta un conjunto de singularidades que lo convierten en un punto de referencia, a nivel nacional e internacional, en casi todos los campos en los que opera. Siempre ha estado unido a la Enseñanza Superior desde su fundación como “Academia de Guardias Marinas” hasta la actualidad como “Escuela de Estudios Superiores en Ciencias Físico-Matemáticas”.

La Institución, fundada en 1753 por Jorge Juan, ha sido pionera en España en la totalidad, prácticamente, de sus principales tareas, generando un banco de datos a lo largo de sus 246 años de vigencia que conforma un patrimonio fundamental.
Su biblioteca, gracias a la conjunción de enseñanza, práctica e investigación, ha ido creciendo en importancia, colaborando en ello el esfuerzo de Jorge Juan y de Tofiño, por aumentar y consolidad sus fondos. Así, los cuatro incunables que alberga la biblioteca son de gran valor por su antigüedad y por los peculiares contados que aportan en materia astronómica.

Exterior del Real Instituto y Observatorio de la Armada Interior del Real Instituto y Observatorio de la Armada Detalle Interior
Para más información: www.roa.es

Visite la Galeria para más fotos.

 
Spanish English French German
Isla Peques
Centro de Congresos y Exposiciones “Cortes de la Real Isla de León”